Videoportero: El portero del siglo XXI

El portero del siglo XXI

Videoportero: El portero del siglo XXI

Videoportero: El portero del siglo XXI

 

El videoportero es un sistema autónomo que sirve para gestionar las llamadas que se hacen en la puerta de un edificio (sea complejo residencial, vivienda unifamiliar, centros de trabajo, etc.), controlando el acceso al mismo mediante la comunicación audiovisual entre el interior y el exterior. La característica principal del videoportero es que permite que la persona que ocupa el interior identifique la visita, pudiendo, si lo desea (y solo si lo desea), entablar una conversación y/o abrir la puerta para permitir el acceso de la persona que ha llamado.

 

Este sistema se compone de elementos en la calle y en la vivienda: una placa en el exterior, un abrepuertas eléctrico y un monitor para el interior. La placa exterior o placa de calle es un panel que se instala junto a la puerta de la entrada y en el que se integran distintos elementos preparados para su uso en cualquier circunstancia climática: uno o varios pulsadores para realizar la llamada al interior (habitualmente uno por vivienda), una microcámara adaptada para visión nocturna que capta la imagen de la persona que llama, un micrófono que recoge su voz y un altavoz que reproduce, en la calle, la voz de quien ocupa el interior.

 

El monitor de videoportero, que se instala en el interior, consta de una pantalla en la que se visualiza la imagen de la persona que ha llamado, micrófono y auricular para la conversación y un pulsador que permite accionar el abrepuertas. La comunicación que se establece es totalmente dúplex. El abrepuertas eléctrico es el dispositivo que se instala en la cerradura de la puerta para que, accionado desde el interior del edificio, levante el pestillo.

La seguridad de saber a quién abres

Cuando se recibe una llamada, el videoportero permite verificar la identidad de la persona que ha tocado el timbre sin necesidad responder, lo que permite identificar a un desconocido no sólo por su voz.

¿Un ruido sospechoso? Es el momento de activar la telecámara para controlar lo que ocurre delante del edificio sin ser visto.

 

El uso de un videoportero es mucho más cómodo a la hora de dar acceso a una visita, pudiendo permitir el acceso de forma más rápida y segura. Además, el hecho de disponer de un videoportero otorga a la vivienda un valor extra.

 

La importancia del mantenimiento

El buen estado de un videoportero o portero electrónico no está relacionado sólo con la comodidad o con tener un adecuado control de acceso a las fincas. También hay aspectos de seguridad que muchas veces se descuidan y que pueden beneficiarnos en una situación de emergencia.

Cuando se produce una emergencia en un edificio de viviendas (incendio, escape de gas, derrumbes…), una de las prioridades del cuerpo de bomberos es proceder a una rápida evacuación de la finca. Y el primer y más rápido método para contactar con los vecinos es, precisamente, el sistema de portero automático. De ahí la importancia de que esa instalación -a la que muchas veces no prestamos demasiada atención- funcione perfectamente.

 

El mejor modo de conseguirlo es realizar aquellas labores de mantenimiento preventivo que eviten la aparición de averías y que conserven de un modo fiable y eficaz las prestaciones del portero electrónico.

 

Los profesionales de la impresa instaladora se encargan de este tipo de servicios y proporcionan la seguridad de un correcto mantenimiento de la instalación.

 

Protegerse de los intrusos, saber quién llama a nuestra puerta o tener una vía de comunicación eficaz en caso de emergencia es posible destinando unos pocos euros al año y confiando el mantenimiento del videoportero o portero automático a una empresa profesional y especialista en instalaciones y mantenimientos integrales.

 

¿Estás preparado para el apagón digital?

¿Estás preparado para el apagón digital?

el_apagon_digital

¿Estás preparado para el apagón digital?

 

Todavía no han pasado ni dos años desde el temido apagón analógico que tantos trastornos causó, sobre todo a las comunidades de vecinos. Aquel apagón analógico supuso el final de la televisión de toda la vida que dejó paso a la nueva y más moderna televisión digital.

Ahora, cuando ya estábamos tranquilos y acomodados con nuestra televisión digital nos sorprenden con una nueva amenaza, un nuevo apagón, esta vez de la nueva Televisión Digital Terrestre (TDT), que supondrá la obligación para las actuales operadoras de televisión de dejar libres los canales que ocupan en la actualidad, todo ello provocado por la irrupción de las nuevas tecnologías móviles.

Las nuevas tecnologías de conexión móvil 4G necesitan una determinada frecuencia para poder desarrollar todo su potencial, pero esa frecuencia está siendo utilizada en la actualidad por los canales de TDT. Esta es la razón y la causa del apagón digital.

Según esto podríamos preguntarnos: si la tecnología 4G ya está funcionando ¿cuál es el problema?      El problema radica en que la frecuencia en la que está trabajando actualmente esta tecnología no le permite desarrollar todo su potencial, el cual sólo podrá ser desplegado en la frecuencia que dejaran libre, a partir del próximo 26 de octubre de 2014, los canales de TDT.

A esta liberación de espectro, dejar libre esa frecuencia, se le ha denominado «dividendo digital».

A consecuencia de este dividendo digital los canales de TDT comenzarán a emitir en otras frecuencias, lo que nos obligará a reorientar nuestras antenas para poder visualizarlos. Esta reorientación sólo será necesaria para las antenas de comunidades de vecinos, según la Federación de Nacional de Instaladores de Telecomunicaciones, que afecten a edificios de más de tres o cinco viviendas.

Trasladando estos datos a nuestra región vemos que este apagón afectará a más de 250.000 comunidades de propietarios de más de cinco viviendas, que son las obligadas al cambio, suponiendo un coste de entre 400 y 500€ de media, pudiendo existir casos extremos (2000€ de máximo y 50€ de mínimo).

Por suerte se ha anunciado, desde la secretaría de Estado de Telecomunicaciones y para la Sociedad de la Información, la posibilidad de solicitar una subvención para ayudar a costear este proceso de adaptación de las antenas. Esta medida está muy bien y va a suponer una gran ayuda para muchas familias, pero es curioso saber que el anterior Ejecutivo había previsto financiar este apagón con el dinero que los operadores de telecomunicaciones habían pagado al Estado para poder operar en ese espectro, 1305 millones de euros. Al final, y debido a las actuales restricciones presupuestarias (?¿), el actual Gobierno ha decidido que en lugar de esos 1035 millones de euros se destinaran sólo 45 millones.

Estas subvenciones se tramitarán a través de las empresas instaladoras que realicen los trabajos y sólo podrán solicitarlas las «comunidades de propietarios de un edificio o conjunto de edificios sujeto al régimen de propiedad horizontal» o «propietarios de una infraestructura común de recepción de televisión digital». Además «únicamente podrá solicitarse una subvención por cada una de las cabeceras de recepción de televisión digital instaladas».

Desde Instalaciones Jefer queremos facilitar todo este proceso, por eso si confían en nosotros para la reorientación de su antena colectiva nosotros nos encargaremos de tramitarles la subvención del Gobierno, sin ningún coste adicional.

 

 

Francia prohibirá wi−fi en escuelas

La Republica / El Poder Ejecutivo apoya el paquete de normas que ya entró al legislativo, que como «medida de precaución» elimina el uso de las instalaciones wi−fi, en guarderias para niños menores de tres años, así como limita al máximo su empleo en las escuelas del país.

El wi−fi solamente se podrá activar en los centros infantiles de ambos niveles, «cuando las actividades pedagógicas lo justifiquen» y se obligará a los centros docentes a instalar sistemas de apagado inmediato, adelantó la ministra de Economía Digital, Felur Pellerin, en declaraciones a  Le Parisien.

La multiplicación de las antenas y la preocupación sanitaria La nueva normativa apunta a un llamado «principio de moderación», con  obligaciones para los operadores cuando instalen antenas, cuya proliferación preocupa ya a buena parte de los franceses. Los instaladores de antenas para wi−fi, deberán informar y trabajar de acuerdo con los vecinos, deberán tener políticas que prioricen la transparencia sobre los lugares y módulos a instalar, y finalmente se obligan a «la re−absorción de los puntos atípicos, donde las emisiones son superiores a la media».

La Agencia Nacional de Seguridad Sanitaria identificará los «puntos atípicos» en materia de emisiones, alrededor de un millar en Francia, donde hay 120.000 antenas.

Paralelamente la nueva legislación prohibirá la publicidad dirigida a menores de 14 años en la telefonía celular, campañas de promoción del sistema de manos libres en todos los usos de celulares, y publicidad pública para que los franceses dejen de usar constantemente el teléfono pegado a la oreja, con los consiguientes riesgos potenciales que ello implica.

La Federación Francesa de Telecomunicaciones dijo que acepta el proyecto, pero criticó su forma de presentación, en tanto dijo que las actuales normas que se cumplen son cien veces más exigentes que las recomendadas por la Organización Mundial de la Salud.