Instalaciones eléctricas: aerogeneradores y autoconsumo

Instalaciones eléctricas: aerogeneradores y autoconsumo

Y es que el modelo ‘Piggott’ de aerogenerador se ha convertido en referencia mundial en este tipo de instalación de autoabastecimiento energético. Y no es para menos, pues gracias a no estar patentado, el manual para su producción y puesta en funcionamiento se ha traducido a decenas de idiomas, entre ellos el español.

 

Aerogenerador Piggott

Aerogenerador Piggott

 

Su inventor, un escocés llamado Huhg Piggott, fue uno de los pioneros en este tipo de elementos allá por los años 70, llegando a implantarlo en los Highlands. Pero no se quedó ahí y siguió mejorando esta tecnología durante más de 30 años, dando como resultado este increíble molino capaz de generar 1,5 kW de energía eléctrica con vientos fuertes, es decir, superiores a los 10 metros por segundo. El diámetro de sus hélices tiene 3,8 metros, las cuales se montan sobre un mástil de 12 metros de altura.

Del almacenamiento de la energía producida por este gigante se encargan las mismas baterías empleadas con las células fotovoltaicas y su generador es tan simple que tan solo consta de 2 partes: alternador y una parte mecánica.

El alternador es la parte encargada de transformar la energía cinética en electricidad, es decir, el movimiento se convierte en corriente eléctrica gracias a imanes y bobinas de cobre que rodean a otros imanes fijos y que conducen el campo electromagnético. Al superponer dos imanes con carga contraria éstos se repelen rápidamente y generan un campo que se transforma rápidamente en energía eléctrica.

Una de las partes más importantes de este sistema es la cola del aerogenerador. Gracias a ella, la hélice puede rotar sobre su eje y orientar su centro focal del artilugio hacia el punto cardinal exacto del cual procede el viento. El resultado es una eficiencia energética inmejorable.

Las ventajas de este tipo de instalación son enormes, ya que además del ser una energía limpia, los aerogeneradores de este tipo no requieren circuitos ni electrónica, todo es mecánico, por lo que su durabilidad es mayor. Además, es barato si lo comparamos con otros modelos: su contrucción completa tiene un coste aproximado de unos 4.000 euros. Su eficacia ha sido probada en numerosos países del mundo y tiene un mantenimiento sencillo y una instalación al alcance de todos.

La versión española del manual de instrucciones del Piggott podemos encontrarla en la siguiente web:

http://www.lavecindaria.org.ar/media/uploads/manual_de_autoconstruccion_de_generadores_eolicos_hugh_piggott.pdf

Si se animan, deberán proveerse de la madera necesaria para tallar unas hélices capaces de soportar vientos fuertes, siendo al mismo tiempo lo más eficiente posible en aerodináminca. No en vano, los mejores diseños de Piggott toman de las alas de los aviones supersónicos el modelo de diseño inteligente que maximice la potencia y los resultados.

Además, el mástil y la cola deberán confeccionarse de manera precisa para que no impidan o debiliten su funcionamiento. La ubicación también es clave para sacar el máximo rendimiento. Un lugar alto, sin edificios o montañas cerca es uno de los enclaves preferidos de los amantes de los aerogeneradores. En los Highland ‘tierras altas’ la proximidad al mar y la altitud convierten a esta zona en la Tarifa de Escocia.

Si se plantean instalar uno de lo estos aerogeneradores, existen modelos ya fabricados que pueden instalarse en tejados o campos abiertos. Su precio no es elevado teniendo en cuenta el ahorro que suponen a largo plazo.

Otro de los usos preferidos es dotar de energía eléctrica a aquellos lugares inhóspitos o en vías de desarrollo. Gran parte del éxito mundial del sistema de Piggott radica en este punto, pues personas de lugares como Palestina, Madagascar o Perú han logrado encender bombillas en los puntos más insospechados de su geografía gracias al ingenio de este generoso escocés.

Deja un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


cuatro + = 5

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>