Aire acondicionado: cómo ahorrar este verano (I)

Aire acondicionado: cómo ahorrar este verano (I)

Sacudidos por la ola de calor que amenaza con hacer saltar los termómetros de las zonas sur y central de España, el aire acondicionado es, sin lugar a dudas, uno de los mayores aliados que encontramos para paliar los efectos de este sofocante calor. En Jefer, especialistas en Instalaciones y Mantenimientos Integrales, podemos asesorarte sobre qué equipo se adapta mejor a tus necesidades, tanto si se trata de una vivienda particular como un comercio o industria. Además, te garantizamos una instalación profesional y rápida para que los estragos del verano no te pasen factura.

 

Aire acondicionado: cómo ahorrar este verano (I)

Aire acondicionado: cómo ahorrar este verano (I)

 

Y hablando de facturas, en la entrada de esta semana queremos darte una serie de consejos para ahorrar sin pasar calor. Siguiendo una serie de medidas y adoptando sencillos hábitos diarios, usar el aire acondicionado no te costará tanto dinero como piensas. La eficiencia energética te permitirá que controles el gasto de la factura de la luz y, al mismo tiempo, disfrutes de un verano fresco y agradable. Porque especialmente en el sur de España, la climatización no es un privilegio, sino una verdadera necesidad, aquí van algunos consejos que te permitirán ahorrar sin pasar calor.

 

Elige la temperatura exacta

Algunos estudios señalan que la temperatura ideal para el ser humano oscila entre los 21 y los 26 grados centígrados. Este verano, en la Región de Murcia, alcanzaremos con facilidad los 40 grados, por lo que estamos bastante lejos de sentir esa atmósfera de confort que demanda nuestro cuerpo.

Expertos en climatología aseguran que el termostato de nuestro hogar no debe sobrepasar los 12 grados de diferencia con respecto a la temperatura de la calle. Es decir, que si afuera se alcanzan los 34 grados, nuestro aire acondicionado no debería estar por encima de los 23 grados.

En ocasiones, esta máxima es difícil de seguir, ya que si llegamos a mediodía a casa, sofocados por el intenso calor, lo primero que haremos será encender el aire y regularlo a la menor temperatura posible, unos 18 grados. Sin embargo, esto es un error, ya que pronto tendremos frío y buscaremos una chaqueta o rebeca para cubrirnos. Además, debemos tener en cuenta que, por cada grado que disminuimos el aire, gastamos un 8 por ciento más de electricidad. Por norma general, lo ideal es una temperatura que oscile entre los 24 y los 26 grados centígrados.

 

Compra un equipo de clase A

Si todavía no tienes un equipo o el tuyo se ha quedado anticuado, lo mejor es que consultes con especialistas en el campo de la electricidad y la climatología antes de adquirir uno nuevo. Actualmente, el mercado ofrece diversos modelos que proporcionan la temperatura perfecta sin generar un gasto energético desmesurado.

¿La mejor opción? Si tu bolsillo te lo permite, opta por un aparato eficiente de clase A, un equipo que te permitirá ahorrar hasta el 60 por ciento en la factura de la luz, según indican los propios fabricantes. Según su sostenibilidad, le siguen los aparatos de clase B y los de clase C (los que más gastan). A la larga, tu bolsillo te lo agradecerá.

 

Limpia el aparato y cuida tu salud

Otro de los pasos imprescindibles que debemos seguir si optamos por encender el aire acondicionado es limpiar de manera meticulosa el equipo. Un aparato obstruido por el polvo es sinónimo de un consumo energético mayor, ya que si los filtros no dejan pasar el aire de manera conveniente, el rendimiento del equipo disminuirá notablemente.

En este sentido, también conviene señalar que la acumulación de ácaros y suciedad en los filtros pueden provocar irritaciones en la garganta, alergias y otros problemas en el aparato respiratorio, especialmente a los niños y las personas mayores. No te olvides de limpiar bien los filtros antes de encenderlo.

Deja un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


× nueve = 72

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>